sexta-feira, 12 de fevereiro de 2016

Preâmbulo a Rayuela, de Julio Cortázar.


Cortázar cita no início um texto de César Bruto que, evidentemente, é um pseudónimo - no caso, do jornalista e humorista argentino Carlos Warnes (1905 - 1984). Warnes ganhou popularidade em parte pelo humor ortográfico - escrevia erros propositados como solójicO em vez de zoológico, ou desprastijio em vez de desprestigio - e pelo humor narrativo, como neste texto em que o começo leva a divagações mais ou menos disparatadas que terminam numa coisa totalmente diferente e sem qualquer lógica narrativa. Claro que Cortázar adorava esta não-linearidade, ele que foi mestre das narrativas múltiplas, intrincadas, dos tempos paradoxais e sobreposições misteriosas.

Acho este curto preâmbulo delicioso, deixa-me bem disposto, por isso o publico. No final, deixo alguas notas de tradução para quem tiver mais dificuldades com a prosa de Warnes.

Siempre que viene el tiempo fresco, o sea el medio del otonio, a mí me da la loca de pensar ideas de tipo eséntrico y esótico, como ser por egenplo que me gustaría venirme golondrina para agarrar y volar a los paíx donde haiga calor, o de ser hormiga para meterme bien dentro de una cueva y comer los productos guardados en el verano o de ser bívora como las del solójicO, que las tienen bien guardadas en una jaula de vidrio con calefación para que no se queden duras de frío, que es lo que les pasa a los pobres seres humanos que no pueden comprarse ropa con lo cara questá, ni pueden calentarse por la falta del querosén, la falta de carbón, la falta de lenia, la falta de petrolio y tamién la falta de plata, porque cuando uno anda con biyuya encima puede entrar a cualquier boliche y mandarse una buena grapa que hay que ver lo que calienta, aunque no conbiene abusar, porque del abuso entra el visio y del visio la dejeneradés tanto del cuerpo como de las taras moral de cada cual, y cuando se viene abajo por la pendiente fatal de la falta de buena condupta en todo sentido, ya nadie ni nadies lo salva de acabar en el más espantoso tacho de basura del desprastijio humano, y nunca le van a dar una mano para sacarlo de adentro del fango enmundo entre el cual se rebuelca, ni más ni meno que si fuera un cóndoR que cuando joven supo correr y volar por la punta de las altas montanias, pero que al ser viejo cayó parabajo como bombardero en picada que le falia el motor moral. ¡Y ojalá que lo que estoy escribiendo le sirbalguno para que mire bien su comportamiento y que no searrepienta cuando es tarde y ya todo se haiga ido al corno por culpa suya!

César Bruto, 'Lo que me gustaria ser a mi si no fuera lo que soy'
   (Capítulo: Perro de San Bernaldo).


Notas:
golondrina - andorinha
byuya - dinheiro (arg.)
boliche - taberna (arg.)
grapa - bagaço
bívora - claro, é víbora :)

2 comentários :

Gi disse...

É muito engraçado, sim. Gosto particularmente da ideia das víboras quentinhas no zoológico :-)

Mário Gonçalves disse...

Ler em voz alta, enfatizando, dá-me gargalhadas :D

e o condor que caiu para baixo como bombardeiro em picada que lhe falhava o motor moral ?

É de mais !

Enviar um comentário